BORDADO   YUGOSLAVO PUNTO DE CRUZ ETIQUETAS IMPRESAS
PRODUCTOS
BOLILLOS ESQUEMAS PUNTO DE CRUZ ESPECIALIDADES
PETIT POINT GORRAS
BORDADOS COMPLEMENTOS PARA GRÁFICOS  BARÇA
GANCHILLO MODA MUJER
MODA HOMBRE
PATCHWORK TABLAS CONVERSIÓN MOULINÉ ESPECIAL BODAS Y COMUNIONES
ABALORIOS

OFERTA HILO TAPICERÍA

OFERTA MOULINÉ

OTRAS OFERTAS

COMUNIDAD

VÍNCULOS IMÁGENES 
NOTICIAS REPORTAJES

10º CONCURSO 2007

 

NOTICIAS


INTERMERCERÍA-2008

La nueva edición de la feria para el año 2008

la web oficial:  www.intermerceria.com

 

 

 

INTERMERCERÍA-2006

Los días 24, 25 y 26 de marzo se celebraron una nueva edición de la feria más representativa del sector en nuestro país, de carácter exclusivamente profesional.

Imágenes del evento >>>>AQUÍ<<<<

 

 

 


LA MERCERÍA COMERCIO DE PRESTIGIO

Eulàlia Ubach
Directora de la revista “Labores del Hogar”

A principios de los años sesenta, cuando yo tenia 13 o 14 años, mi madre me llevó a una tienda de lanas para labores. Iba a comprar lana para hacerme un jersey. Ella y la vendedora eligieron la calidad y yo el color.

Sólo esperaba con ganas llegar a casa para empezar. Pero lo que he recordado siempre son las palabras de la vendedora que me dijo: “Hay dos momentos mágicos para quién realiza una labor: Al empezar, por la ilusión de realizar la labor que hemos elegido y saber que seremos capaces de hacerla. Al acabar, por el fin conseguido, la satisfacción personal y despertar la admiración de los demás. Es entonces cuando sentimos un fuerte deseo de empezar otra labor”.

Esta vendedora anónima me explicó a través del sentimiento la base de las motivaciones del consumo de labores. Me anticipó el futuro y me vendió: ILUSIÓN y PRESTIGIO.


¿Quién es el consumidor de la mercería?

La mujer, es evidente, refiriéndonos tan solo a la estadística. Sólo un 2% de consumidores de labores son hombres.
¿Por qué?
Factor antropológico: Desde sus orígenes la sociedad humana ha atribuido al “rol” femenino alimentar, vestir y cuidar a la familia, especialmente a bebés y niños.

Factor social: Hoy aún pervive esta tradición del “rol” femenino: “quién teje un jersey o hace punto de cruz, inconscientemente, siente que es capaz de vestir a los suyos” dice M. Stanley en su libro “El tejido de Punto”. Me atrevería a decir que es casi un mandato genético.

A partir de aquí, hablaré de consumidores, si menospreciar a los hombre que están entrando en el mundo de las labores y manualidades con tanta ilusión


Origen histórico de la mercería.

En la Europa medieval, la artesanía creaba y realizaba todos los objetos necesarios en la vida cotidiana.
Entre los S/ XIV y XVII, los artesanos ya habían organizado sus gremios, que proveían a sus clientes de toda clase de pequeños accesorios para la confección de su indumentaria, e incluso hasta el siglo XIX vendían los tejidos.
Fue entonces cuando formaron el gremio de LA MERCERIA, que como define el Diccionario de la Lengua Española ejercían un “Comercio de cosas menudas y de poca entidad”. Eran... las primeras MERCERÍAS.
En la edad media, la mayoría de la población era muy pobre y el pueblo común no tenia tiempo más que para procurarse su supervivencia, pero la nobleza y la aristocracia, junto con la iglesia eran poderosas, cultas y una reserva de la cultura. Las mujeres nobles practicaban ya como “hobby” o afición, el hilado, tejido, el bordado, la tapicería...así como también los idiomas, la poesía, la música...
Los oficios (en este caso me refiero a los textiles) como tejedores, calceteros, tapiceros, encajeros, etc. eran practicados por hombres. ¡Quién no conoce la fama internacional de los bordadores y los tapiceros castellanos del siglo XVI y XVII! O los encajeros de Flandes cuyo oficio tenia tal reconocimientos que hasta el Estado los liberaba del servicio de armas para que no dejaran su trabajo que generaba tantísimo prestigio y riqueza!

La industrialización crea un nuevo estilo de vida

En los siglos XVIII y XIX, con la industrialización aparece una nueva clase social: LA BURGUESÍA, o clase media. La sociedad se organiza en función de la industria. El núcleo familiar sitúa el trabajo del hombre burgués fuera y a la mujer en casa. La mujer se ocupa de las labores domésticas pero por su mejor nivel de vida se interesa por la cultura, las labores, la música y la poesía, Puede explicarse como un deseo de aproximación a la nobleza.

Hasta la mitad el siglo XIX las mujeres fuimos globalmente analfabetas. Sin embargo, aprendimos a hacer el ajuar de la casa, los bordados, el tejido de punto, los encajes, etc.
Recordemos que el tejido de algodón que nos proporcionaba la industria ya nos permitía un ajuar algo más abundante.

En este momento llega el auge de la mercería. Es un comercio indispensable, casi de primera necesidad, pero al mismo tiempo prestigioso. Los merceros fueron comerciantes muy acomodados y su negocio era floreciente y seguro. Recordemos que el pintor y escritor catalán Santiago Rusiñol publicó en 1907 la emblemática y popular novela “L’auca del senyor Esteve” (Las aleluyas del señor Esteve), cuya acción transcurre en la mercería de la familia.

A partir de los años 50

Europa empieza a recuperarse de las dos grandes guerras sufridas. La mujer se incorpora masivamente al trabajo y a la universidad, no sólo por necesidad, sino por planteamiento personal. El hombre empieza a participar de las tareas domésticas. Los hábitos en el hogar cambian por la llegada del doble sueldo.
Toman protagonismo los “hobbys”; el deporte, la gimnasia, las manualidades, la labores adquieren prestigio. “Yo no puedo ir a dormir, sin hacer mi ratito de punto de cruz o de encaje a bolillos” nos dicen muchas lectoras.

En el siglo XXI

Con el nuevo “estilo de vida” el comercio de la mercería incorpora a las labores, las manualidades no textiles, pedrería, papel, metal, pinturas, vidrio, etc. Ahora la mujer ya no precisa saber cocinar ni coser. Todas las necesidades de la casa están resueltas. Todo ello acentúa la necesidad de crear y cultivar la propia imagen. Es ahora cuando el “Shoping”, el ir de tiendas, se sitúa como una de las mejores satisfacciones del nuevo consumo. “En la actualidad las tiendas permiten reinventar a los individuos” (dice Thomas Hine en su libro “Me lo llevo”.

La mercería deja de ser proveedora de materiales para remiendos textiles y pasa a vender ILUSIÓN, imagen, arte y PRESTIGIO.

EulaliaUbach, en un momento de su conferencia cuyo contenido se expone en este artículo.

 

 

Naturalmente, los merceros como buenos comerciantes también ofrecen toda clase de servicios a las clientas para resolverles los “remiendos” de su ropa personal, o los “acabados” de las labores textiles de uso doméstico.

¿Quines formamos la mercería al empezar el siglo XXI?

Consumidoras: un grupo formado básicamente por: preadolescentes,
jóvenes, adultas, aficionadas expertas y profesoras.

Proveedores:
Suministradas y apoyadas por: fabricantes, mayoristas, detallistas, profesoras, asociaciones y ferias.

Prensa especializada: a) venta en quioscos, “ventana abierta” a nuevos universos
b) venta en tiendas de labores y mercerías, para satisfacer el deseo de la consumidora que necesita ideas inmediatas.

¿Qué debemos hacer?

Complacer: satisfacer todas las demandas de las consumidoras

Estimular: Renovarnos. Proponer nuevos productos, nuevos materiales y nuevas ideas constantemente.

Seducir: Crear y conseguir nuevas consumidoras

¿Qué ha sucedido?

La sociedad ha cambiado, las mecerías también. Veamos que tipo de mercerías existen en la actualidad.

Mercería de socorro
Todavía subsisten mercerías “de barrio” o de pueblo que se defienden como pueden con ventas de pequeñísimo importe, márgenes de beneficio escasos y stocs diversificados en exceso.

Mercería de creación
Con la irrupción del punto de cruz aparecieron tiendas de labores de nuevo estilo que ya tuvieron su auge y que se adaptan a cada momento incorporando nuevas propuestas como el patchwork o manualidades no textiles.

Mercería de servicio y de hobby
Afortunadamente ya están empezando a abrirse mercerías situadas en grandes espacios comerciales, cerca del consumo de los jóvenes, con una atractiva oferta moderna y dinámica. Una buena gestión de sus stocs, todos sus productos a la vista y siempre a punto de dar el “consejo imprescindible” que acompaña la venta de este “hobby”.

La mecería es un sector que está en evolución, pero que tiene un futuro muy esperanzador. Vemos que las sociedades modernas más avanzadas valoran y apoyan la artesanía y las manualidades como una forma de creatividad, cultura y arte indispensable en la especie humana. Sabremos adaptarnos a las nuevas generaciones y conseguir la incorporación de preadolescentes y jóvenes que son nuestro futuro.

Debemos invertir en: Diseño = incorporar firmas y hacer moda
Calidad. Imprescindible ya que se trata de productos de lujo. El precio no importa si se complace el deseo


Un punto básico

Para acabar este exposición quiero recordar que ahora mismo, nuestro sector se apoya en las consumidoras de mediana edad, las expertas y las profesoras.
Debemos agradecerles su confianza y su entusiasmo para que transmitan a las nuevas generaciones sobre todo en el ámbito de las familias, este bien cultural de valor incalculable.
Asimismo, apoyar a organismos colectivos como ASEMFO, para que con la fuerza de todos, logremos los apoyos públicos que fortalecerán el ejercicio de las manualidades, tanto generales como textiles y, al mismo tiempo, fortalecer a nuestro querido sector de la mercería.

 

 

INDEX